martes, 14 de diciembre de 2010

Calendario de Adviento. 14 de diciembre, siempre un día especial. Mis historias de Navidad y turrones mil

Hoy 14 de diciembre es un día especial. Toda mi vida lo he conocido como un día especial porque es el aniversario de boda de mis padres. ¡Qué hermosa novia, qué precioso vestido!. Una nevada estaba cayendo en la ciudad, cuando en una bellísima Iglesia, que curiosamente veo todos los días, ya que está frente a mi trabajo, mis padres unían sus vidas; jóvenes los dos y con toda la vida para compartir. Una aventura maravillosa, un duro camino en el que han tenido que luchar mucho, quizás demasiado...
Muchas veces he escuchado con la boca abierta el relato de su boda de los labios de mi madre y siempre le hacíamos mi hermana y yo la misma pregunta: ¿Por qué no estábamos nosotras?, ¿por qué no nos invitastéis?.

También hoy es un día especial porque participo por primera vez en el Calendario de Adviento que todos los años organiza Noema. Recibí su invitación para participar y tuve dudas, muchas dudas, porque precisamente este año, en que mi cabeza y mi corazón se encuentran no acierto a saber dónde, quizás no esté a la altura de lo que se espera, y sobre todo, después de haber visto las geniales entradas de las personas que me han precedido en el Calendario. Apasionantes y maravillosas tradiciones, costumbres, vivencias personales, recetas... Realmente no hay palabras para describirlo, pero creo que todos sois muy comprensivos y especialmente en estas fechas en las que yo creo deseamos ser mejores, y disculparéis si no es lo que esperabáis. La he hecho con mucho cariño. Ahora pongo ilusión y cariño en pequeñas cosas, en detalles, en lo cotidiano, en el quehacer y vivir diario, sin pensar en futuros muy lejanos, sólo en hoy y mañana. Apenas me importa nada de lo que parece se considera importante hoy día, mi cabeza tiene un solo pensamiento y mi alma y corazón un solo deseo.
Hoy también quiero dar gracias a Dios por haber conocido a la persona más extraordinaria del mundo, una estrella que siempre ha brillado y brillará con luz propia y haber tenido la inmensa fortuna de que fuera mi madre. Gracias a ella tengo recuerdos de haber vivido siempre unas Navidades preciosas.

Durante años las pasamos en el pueblo natal de mi madre, en una casa enorme donde nos reuníamos mucha gente. Mi abuela había ido preparando durante el Adviento, mazapán y sus figuritas, turrón de coco, de yema, de chocolate, había trufado perdices, secado setas, recogido la cosecha de ricas nueces y almendras, que solía poner junto a pasas, higos y ciruelas y para los mayores una copita de anís; tenía siempre un jamón curado por ella y así un montón de cosas y lo que en el pueblo no había se lo llevaba mi madre que también se afanaba en buscar lo que pedía, como por ejemplo la gelatina o cola de pescado para hacer una transparente y sabrosa gelatina que acompañaba la perdiz trufada. Recuerdo que año tras año, cuando ya estábamos montados en el coche, a mi madre siempre se le olvidada algo, subía de nuevo a casa, tardaba un ratito y con cara de satisfacción volvía a sentarse en su asiento delantero junto a mi padre. Misteriosamente al regresar nuestras camas estaban ocupadas por los juguetes que nos habían dejado los Reyes Magos y desde luego el regreso se hacía muchísimo más llevadero con la ilusión de ver si los Sus Majestades habían estado en nuestra casa.

Llegar al pueblo era sinónimo de descargar el coche e inmediatamente ir a buscar el árbol. Un pequeño y sencillo pino que luego llenábamos de bolas de colores, de esas que se rompen; cada Navidad caían unas cuantas. Luego las luces y el espumillón brillante de distintos colores, hoy día resultarían estos adornos resultarían "politicamente incorrectos", pero entonces nos parecían los más hermosos del mundo y desde luego a mí ahora también me lo parecen porque estaban llenos de amor e ilusión. ¿Nadie ha inventado una máquina del tiempo?... Con los ojos cerrados volvería a aquellos momentos.

Quedaba puesto el árbol en la chimenea, ¡qué bonito! Siguiendo con la preparación montábamos una mesa para poner el Belén, el Nacimiento con todo lo necesario, el Niño, la Virgen, San José, la estrella, el Ángel, el buey, la mula, el río, las montañas, la nieve, los animales, los pastores y luego poco a poco íbamos acercando a los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar...

Parece que estoy oliendo el intenso aroma a Navidad de la gran casa, sintiendo el frío de la noche a la hora de ir a la cama y viendo deambular muy atareadas a dos extraordinarias mujeres, mi madre y mi abuela.

Este año voy a vivir unas Navidades diferentes, sin la persona más importante de mi vida. No sé cómo van a ser, lo que sí sé es que lo voy a pasar mal, muy mal, pero continuaré adornando mi casa, poniendo mi Nacimiento, mi Pirámide de Navidad que tengo gracias a Noema, colocando en la entrada el árbol, lleno de recuerdos de Zürich, Basilea, Estrasburgo, Estocolmo, Varsovia, Nuremberg, Passau, Munich, Innsbruck, Viena, Madrid, Zaragoza... De las ramas de mi árbol de Navidad cuelgan algunos de los mejores recuerdos de mi vida que guardaré para siempre en mi corazón. Gracias Noema por dejarme abrir una ventana de este preciso Calendario de Adviento y dejar aquí algunos de mis mejores recuerdos

Ahora os voy a endulzar el día con algunas variedades del dulce español por excelencia durante estas fiestas, el turrón, ese turrón hecho con paciencia, amor, cariño y que no viene envasado en un cartón, que no tiene mil conservantes, saborizantes, colorantes, ese turrón delicioso que todos podemos hacer con un poco de imaginación, ganas y trabajo por supuesto. Os aseguro que el turrón artesano, pero realmente artesano no tiene nada que ver con ningún otro. ¿Será por el amor que ponemos al hacerlo....? FELIZ ADVIENTO PARA TODOS. GRACIAS POR ESCUCHAR MIS HISTORIAS DE NAVIDAD.

TURRÓN DE MAZAPÁN CON MARRÓN GLACÉS
Ingredientes:
Para el mazapán
500 gr. de almendra molida
400 gr. de azúcar glas
100 gr. de agua
Para la mantequilla de castañas
500 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr. de almíbar de castañas
2 cucharaditas de azúcar avainillado
150 gr. de castañas en almíbar bien escurridas
El almíbar lo usamos para hacer la mantequilla confitada
Marrón glacés cortados en trozos.
Preparación del mazapán: Poner en el perol de la batidora todos los ingredientes con la pala mezcladora y darle a velocidad media. Dejar que se amase bien y seguidamente dejar reposar en lugar fresco y seco, tapado con papel film durante 24 horas. Cuando la masa del mazapán haya reposado se trabaja un poco con las manos; luego, sobre una superficie espolvoreada con azúcar glas, se lamina con el rodillo liso.
Preparación de la mantequilla de castañas: Poner en la batidora con el accesorio de varillas la mantequilla cortada en trocitos y ablandada, el azúcar avainillado y batir. Cuando esté un poco cremosita, añadir el almíbar de castañas caramelo y batir de nuevo hasta que esté lisa y homogénea, cuidando no se corte. Una vez hecha, añadir trocitos de castañas en almibar, mezclar bien y reservar.
Montaje del turrón: laminar el mazapán con un rodillo sobre una superficie espolvoreada con azúcar glas, hasta dejarlo de más o menos 1/2 cm. de grosor. Forrar la caja o moldes de bizcocho en el fondo y laterales con papel parafinado o papel de horno de doble capa siliconado y poner una capa de mazapán. Luego poner una capita de mantequilla de castañas, luego mazapán, luego trozos de marrón glacés,después otra vez mazapán, mantequilla de castañas, para finalizar con mazapán. Tapar bien y ponerle un peso, yo le pongo bricks de leche o de zumo. Dejar reposar en un lugar
fresco y seco tres o cuatro días. Luego ya se puede desmoldar, retirar el papel y cortar.

TURRÓN DE MAZAPÁN CON GUINDAS Y COCO
Ingredientes:
Para el mazapán
500 gr. de almendra molida
400 gr. de azúcar glas
100 gr. de agua
Para el coco
200 gr. de leche condensada
200 gr. de coco rallado
100 gr. de ron blanco o de licor de coco
guindas rojas enteras de muy buena calidad
Preparación del mazapán: Igual que en el caso anterior.
Preparación del coco: Mezclar el coco rallado con la leche condensada y el ron. Dejar reposar un rato en frío.
Montaje del turrón: Laminar el mazapán con un rodillo sobre una superficie espolvoreada con azúcar glas, hasta dejarlo de más o menos 1/2 cm. de grosor. Forrar la caja o moldes de bizcocho en el fondo y laterales con papel parafinado o papel de horno de doble capa siliconado y poner una capa de mazapán. Luego poner una una capa fina de coco y una de guindas, luego otra vez mazapá, repetir coco y guindas y finalizar con mazapán. Tapar bien y ponerle peso encima, yo pongo bricks de leche o de zumo. Dejar reposar en un lugar fresco y seco tres o cuatro días. Luego ya se puede desmoldar, retirar el papel y cortar.

TURRÓN DE MAZAPÁN, YEMA Y TRUFA
Para el mazapán: Igual que en los anteriores tanto en ingredientes como en forma de elaborarlo
Para la yema fina: igual que la receta que se indica a continuación en ingredientes y modo de elaboración.
Para la trufa de mantequilla
250 gr. de cobertura negra
250 gr.de cobertura con leche
500 gr. de mantequilla
Preparación de la trufa de mantequilla: Fundir en un cazo a fuego muy suave las dos calses de cobertura y dejar que repose hasta que esté templado. Mientras tanto batir la mantequilla en la batidora con el accesorio de varillas, luego ir agregando el chocolate fundido sin dejar de batir hasta que se forme una crema. Dejar reposar en lugar fresco y seco hasta que haya endurecido. En la nevera quedará demasiado dura para luego poder ponerla por capas, es mejor en un lugar fresco pero no tanto como la nevera
Montaje del turrón: laminar el mazapán con un rodillo sobre una superficie espolvoreada con azúcar glas, hasta dejarlo de más o menos 1/2 cm. de grosor. Forrar la caja o moldes de bizcocho en el fondo y lateralescon papel parafinado o de horno de doble capa siliconado. Luego poner una capa de mazapán, luego una capa de trufa, luego mazapán y luego una de yema. Empezar denuevo y terminar siempre con una capa de mazapán. Tapar bien y ponerle un peso, yo le pongo bricks de leche o de zumo. Dejar reposar en un lugar fresco y seco tres o cuatro días. Luego ya se puede desmoldar, retirar el papel y cortar
.

TURRÓN DE YEMA TOSTADA

Ingredientes: para 1 kilo de turrón
500 gr. de de almendra molida
250 gr. de azúcar glas
10 yemas
200 gr. de azúcar
1 dl de agua
azúcar granillo para quemar al final con la pala

Preparación: Poner a hervir el agua con el azúcar, y cuando comience el hervor contar 3-4 minutos. Por otro lado, separaremos las yemas de las claras. Las claras las guardaremos en el congelador, para mejor ocasión, y las yemas las romperemos, es decir la removemos un poco pero sin batirlas para que no formen espuma . Cuando esté el almibar a punto de hebra. es decir que al mojar dos dedos se forme un hilillo entre ambos, dejamos enfriar un poco y cuando ha reposado un poco lo verteremos sobre las yemas sin dejar nunca de remover. Esta mezcla se cuela y se vuelve a poner en el cazo para cocerla. Es muy importante no dejar de remover para evitar que se pegue. Cuando ya tenga la textura deseada retirar del fuego, colocar en un recipiente y enfriar. Poner en el perol de la batidora la almendra, el azúcar glas, la yema fina ya fría y darle a velocidad media. Dejar que se amase bien y pasar a un molde forrado con papel para turrones o un buen papel de horno. Prensar al menos durante 48 horas con un peso. Una vez prensado, , salpicar la superficie con azúcar granillo, quemar con la pala y dejar secar.

TURRÓN DE CHOCOLATE
Ingredientes: para 1 kilo y ¼ de turrón
250 gr. de cobertura negra
150 gr. de mantequilla
250 gr. de cobertura con leche
100 gr. de praliné de almendras o de avellanas
Un poco de esencia de ron, almendra, vainilla o lo que se prefiera.
100 gr. de granillo de almendra tostado
1 dl. de nata líquida

Preparación: En un recipiente poner las dos clases de cobertura, la mantequilla, la nata y fundir despacio a fuego suave. Retirar y añadir el praliné y la esencia elegida. Remover bien con varillas. Luego añadir el granillo de almendra tostado y remover bien para que quede todo bien mezclado. Pasar a un molde forrado con papel de acetato para que el chocolate quede brillante. Dejar en frío al menos durante 24 horas. Y pasado este tiempo ya estará listo para cortar y comer. Este turrón admite todas las variaciones que queramos.
Yo muchas veces lo hago para los peques poniendo una capa de crema de chocolate, en este caso sin granillo de almendra, dejo enfriar un poco, pongo "lacasitos" y cubro con otra capa de crema de chocolate. Decoro toda la superficie con lacasitos y a enfriar. Les gusta muchísimo.

Si este turrón de chocolate no lo van a tomar niños podemos aromatizarlo con ron, brandy, licor de whisly, de crema catalana...etc. Las combinaciones pueden ser infinitas.
Espero que os hayan gustado estos turrones y que os dé una idea para poder hacer alguno de ellos, variando a vuestro gusto lo que os apetezca. Un buen surtido para disfrutarlos esta Navidad. Gracias.


Banner3


23 comentarios:

dadá dijo...

¡Qué buenos!, se ven deliciosos.
besos

Swathi dijo...

congrats. Looks delicious.

Recetasparamishijos dijo...

Hermoso post, felicitaciones!
Besos,
Myriam

dulce dijo...

que buenos, besos

Carolina dijo...

los turrones..los conoci precisamente con una vecina Espanola, que nos regalaba cada ano en navidad.siempre me parecio una formula secreta o algo asi. pero tu los pones verdaderamente facil de hacer...guardo la receta a ver si un dia me atrevo.
Feliz navidad

Marcela dijo...

Tu historia de Navidad me parece hermosa y deliciosamente conocida... Llena del amor que han puesto en nuestras vidas madres y abuelas. Rebosante de esos detalles que no vuelven, pero que han quedado grabados en nuestra memoria. Cuánto cariño! Y con ese mismo cariño veo que has preparado para nosotros estos turrones. Mil gracias con un abrazo,

Marcela

María dijo...

Una máquina del tiempo, quien no ha soñado despierta y dormida con una de ellas..... los turrones, sencillamente deliciosos, dignos de una artista como tu

Rosi dijo...

Sabes una cosa? Eres inmensamente afortunada de tener esos recuerdos tan preciosos y entrañables en tu memoria... Lo mejor que tenemos en la vida,lo has disfrutado al poder revivir todas esas veces de inmensa felicidad e ilusión que tuviste... Un post hermnoso y unas recetas increíbles...
Besitos y todo mi cariño,

Núria dijo...

Preciosa la entrada y los turrones una delicia.
muchos besos

Kako dijo...

Y dices que no estás a la altura??
Te has superado con creces.
Creo que es la entrada del adviento más linda que he visto, tus palabras, el mensaje tras esas líneas llenas de recuerdos y emoción.
Emoción es la que yo siento tras leer tus sentimientos que han expresado claramente el amor hacia tu madre que ya no está a tu lado, al menos fisicamente.
Deseo que estas fiestas no sean tan tristes para ti, pero supongo que es algo por lo que se tiene que pasar.
Tus dulces una delicia, pero han pasado a segundo plano en esta ocasión.
Un fuerte abrazo.

vacapaca dijo...

... que recuerdos tan preciados!! puedo imaginar a tu abuela y a tu madre atareadas en la cocina ... preparando con tanto amor tantas cosas ricas!!! es increible como antes se preparaba todo de una forma artesanal ... cosa que hoy en día no se hace tanto y es una pena!! Tener esos recuerdos son lo que te llevas, lo que han hecho que hoy seas esa increible cocinera!! Felices Fiestas guapa!! y mucho ánimo... a ella le gustaría que estás fiestas se vivieran con la misma ilusión.... un besote de la vaca!

hoycocinavivi dijo...

Para mí está es la mejor entrada de todas, una entrada emotiva, íntima y personal pero al mismo tiempo llena de recuerdos comunes para mucha gente.
Hace tiempo que mi padre no está con nosotros pero tus palbras me han hecho recordar sensaciones que hace tiempo tenía olvidadas. Emocionada y con lágrimas asomando en mis ojos solo puedo decirte una cosa: Gracias. Y esta misma tarde pienso transmitir mis añoranzas a mis hijos para que disfruten del pasado tanto como lo he hecho Yo con tu entrada.
Ah! el dolor por la gente que se ha ido acaba pasando y, entonces, solo nos quedan los recuerdos...no podemos dejar que se pierdan. Hermoso, muy hermoso.
Victoria.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias por tan hermosas palabras. Es bonito reconocerse en un mismo denominador común...
besos
*Antonio.

tartasacher dijo...

Hola: Muchas gracias por vuestras preciosas palabras, ya sabéis que últimamente me cuesta mucho "hablar" y paso silenciosa por vuestros hermosos lugares. Apenas me salen palabras y la entrada de hoy ha querido ser un homenaje a mi maravillosa madre con la que siempre pasé unas Navidades inolvidables. Acepté gustosa la invitación de Noema después de pensarlo mucho, porque de momento y como digo en el post mi alma y mi mente están en otro lugar y elegí este día porque durante toda mi vida lo he conocido como un día especial. Hoy, como casi todos los días, he pasado por le Iglesia en la que mis padre unieron sus vidas y no he podido evitar que unas lágrimas resbalaran por mis mejillas. Un beso muy fuerte para todos, todomi cariño y muchas gracias. Me alegra que haya despertado sentimientos, recuerdos y añoranzas.

Isabel - Frabisa dijo...

Qué enorme placer haber llegado hasta aquí y encontrarme tantas cosas ricas, te felicito.

Me llevo la receta de los turrones y a ver si me animo este finde y los hago caseritos.

Te enlazo para no perderte la pista.

un besazo

Marona dijo...

¡Qué entrada tan preciosa! ¿Sabes lo que más me gusta? que has sido generosa y has dejado que entráramos un poquito en tu corazón y eso me ha tocado. Sinceridad, cariño y corazón, ¡eso no tiene precio! Bueno, y la receta del turrón de yema, mazapán y trufa me ha hecho babear un rato... ¡son todos mis sabores de Navidad preferidos en uno!¡genial! ;-)
¡Un abracito tierno!

Viruja dijo...

¡Qué casualidad! Ayer, día 14 también era el aniversario de la boda de mis padres... y mi madre hace ya cinco años que no está con nosotros... pero sigue estando en nuestros corazones. Y en estas fechas el recuerdo es mayor, si cabe, porque era el alma de estas celebraciones...
Gracias por todo lo que has compartido con nosotros. Y gracias por esos turrones tan deliciosos y hechos con tanto cariño. Feliz Navidad y un abrazo.

Maite (Mai) dijo...

Estos turrones están cargadísimos de amores y afectos.. qué duro el primer año sin mis padres -se fueron seguidos-. Pero con la tristeza de la perdida y la melancolía, siempre hay que esforzarse en abrigar el corazón con los recuerdos bonitos, llenos de alegría y cariño porque la vida es bonita y lo vivido ya nadie nos lo quitará jamás. En casa también caían cada año unos cuantas bolas y el espumillón! madre mía! un año tras otro el mismo espumillón de colores:-)

Tiene que haber sido muy duro para ti escribir esta entrada, tan cargada de emociones, pero que sepas que es preciosa. Gracias por compartir tus recuerdos con nosotros, porque me has traído un montón de olores, ruidos y "jaleo" que tenía guardadicos en el corazón:-)

Feliz adviento y mucho cariño

Noema dijo...

Solo puedo decir gracias, de corazón. Espero que recibas tanto como tus palabras nos han dado a nosotros. Los turrones son, sencillamente, el mejor regalo de Navidad. Mil besos.

Laube dijo...

Los turrones son una maravilla... deliciosos!. Cuánta variedad!. Pero la historia de tu madre me parece una preciosidad llena de ternura y afecto. Bellísima!.
Un besote

Ivana dijo...

que pinta de turrones!
bonito relato familiar!
besitos y felices fiestas

Ernestina tina777 dijo...

Guauuuuuuu que ricos turrones, pero que historia familiar me has tenido pendiente todo el rato de tu vivencia.

Saludos.

aandara dijo...

Que entrada mas bonita,llena de amor, es el homenaje mas lindo que le has podido ofrecer y ella desde donde este te estara sonriendo, los turrones se ven estupendos, pero no se si me atreveria a hacerlos
un beso y feliz navidad
Amalia